Aprende más

Mitos y verdades sobre los somatotipos. ¿Puede un ectomorfo CAMBIAR su tipo de cuerpo?

Existen realidades y mitos asociados a los somatotipos. Entérate de la verdad

De entrada te diré algo que tú mismo concluirás al leer este artículo: los somatotipos son útiles, pero no dejes que te encierren en un estereotipo. Es lo que hacen muchos ectomorfos. En este artículo aprenderás cómo utilizarlos para tu beneficio. Pero también entenderás cómo pensar en función de somatotipos podría, en ocasiones, echar abajo todas tus metas.

Intentar hablar científicamente de los somatotipos es un área un poco escabrosa. Porque la división en tipo de cuerpo ectomorfo, mesomorfo y endomorfo viene, en realidad, de la psicología. El psicólogo William Herbert Sheldon fue el primero en introducir estos términos para explicar las características de la personalidad. Lo que es más, nunca se comprobaron científicamente ninguna de sus afirmaciones.

Sin embargo, sería ingenuo decir que no sirven para nada. Se utilizan mucho en el campo del fitness y en el deporte. Pero, así como pueden ayudarte a encontrar las rutinas más adecuadas para ti, pueden también contribuir al fracaso. Por eso, aprende a utilizarlos en el momento apropiado

Los somatotipos, en pocas palabras

En teoría, hay tres tipos de cuerpo definidos: el ectomorfo, el mesomorfo y el endomorfo. Cada uno con sus características, ventajas y desventajas:

Ectomorfos

Este tipo de cuerpo tiene poca tendencia a aumentar grasa corporal, pero también será difícil aumentar masa muscular. Sus piernas y brazos son más largos y los hombros y caderas no son prominentes. Su metabolismo es muy rápido y tienen tendencia a mantenerse siempre delgados.

Endomorfos

Son individuos con tendencia a ganar peso con facilidad, pero también masa muscular. Sus brazos y piernas son más cortos y se ven más anchos. Su metabolismo es más lento y tienen tendencia a la obesidad.

Mesomorfos

Es el somatotipo que se encuentra entre los dos extremos. Tienen tendencia a ganar masa muscular, y aunque pueden ganar grasa más rápidamente que los ectomorfos, no engordan con tanta facilidad. Su metabolismo es rápido y sus músculos responden bien al ejercicio.

Un ectomorfo puede lograr todos sus objetivos. Lo único que hace falta es perseverancia.

Más allá de lo obvio

Si vamos más allá en los somatotipos, nos daremos cuenta de lo difícil que es entrar en una categoría como ectomorfo puro, por ejemplo. La mayoría tenemos una tendencia a dos somatotipos. Está el ectomorfo que tiene mayor tendencia a ganar masa muscular o aquel que si no se descuida puede terminar con una panza desagradable.

Si has leído atentamente, estoy hablando de “tendencia”. Lo que significa que un somatotipo ectomorfo puede verse estéticamente mucho mejor que un mesomorfo… o no. Todo depende del empeño que pongamos en ello.

Detesto los estereotipos e intentar etiquetar a las personas, cosa que parece estar de moda ahora. Sin embargo, no puedo negar que conocer la tendencia que tiene tu cuerpo puede resultar muy beneficioso.

La verdadera utilidad de los somatotipos

Aunque los somatotipos no se han validado con el método científico, los estudios de desempeño físico hablan de composición corporal y otros términos equivalentes.

En la práctica, hay personas que aumentan de peso de forma alarmante con unas pocas calorías de más; otros van a requerir de un excedente de energía muy grande si desean aumentar de peso. Por eso, en el campo de la nutrición, los somatotipos serán útiles para adecuar tu dieta a tus objetivos fitness.

De igual forma, saber cómo se comporta tu organismo y cuánta carga de ejercicio requiere para crecer es lo ideal para elaborar un plan de entrenamiento.

En líneas generales, tu tipo de cuerpo te ayudará a encontrar el tipo de entrenamiento y dieta más apropiados para ti. Sin embargo, verás en la práctica que lo que sirve a un ectomorfo puede no servirte a ti tan solo por compartir su somatotipo.

Conocer tu somatotipo es un buen punto de partida, pero no te dará todas las respuestas. Será tu trabajo día a día lo que te ayudará a conocerte a ti mismo y saber qué es lo que mejor funciona para hacerte crecer.

Mitos que debes desechar desde ahora mismo

Aunque sea útil para muchas cosas, pensar en función de somatotipos te crea limitantes que no existen y puede causarte problemas que te conviene desechar de inmediato. Te dejaré una lista práctica para que sepas en qué no debes caer si averiguas tu somatotipo:

No está basado en pruebas científicas

El concepto de los somatotipos es un tipo de conocimiento empírico. Esto quiere decir que no están respaldados por el método científico, pero están basados en la observación y funcionan en la práctica.

No siempre aplica en atletas de alto rendimiento

Los somatotipos en su inicio están aplicados a sujetos que no han iniciado un régimen de entrenamiento en particular. Por eso vemos en las fotos al típico delgado sin masa muscular como ectomorfo o al obeso de cuerpo redondo como el endomorfo.

Los somatotipos son más útiles para quienes nunca han hecho ejercicio o están empezando a entrenar bajo un programa con metas establecidas. Más tarde, el ejercicio origina una serie de modificaciones en el metabolismo que pueden cambiar tus tendencias.

Es por eso que el cuerpo de los deportistas de cierta disciplina tienden a parecerse entre sí (1)

No es una característica que nos sigue hasta la muerte

Como hemos mencionado, el ejercicio puede cambiar tu somatotipo. Es por eso que en un estudio español, cerca del 90% de los atletas estudiados entraban en la categoría de ecto-mesomorfos (2).

De igual forma, se reconoce que el somatotipo puede cambiar con el paso del tiempo. La edad, los cambios en el metabolismo, los niveles de actividad física y la nutrición juegan todos papeles importantes (3, 4).

No es motivo para crear estigma

Con mucha frecuencia veo y escucho a personas etiquetándose a sí mismos y a otros con el adjetivo “ectomorfo”. Y la mayoría de nosotros leemos esa denominación y pensamos en un enclenque débil tratando de alzar pesas. Sin embargo, muchos de los modelos con mejor cuerpo comenzaron siendo ectomorfos.

No es excusa para quienes no están cumpliendo

Otra mala costumbre que veo a diario son ectomorfos que culpan a su genética como principal causa de su constitución física. Sin embargo, todos podemos tener ganancias independiente de nuestra genética y la tendencia de nuestro cuerpo. Si no estás haciendo las cosas bien, no culpes al somatotipo.

No acelera ni hace más lento el metabolismo

Lo que en realidad cambia tu metabolismo es tu actividad física y la cantidad de masa muscular que tengas actualmente. Es por eso que la fórmula para calcular tus requerimientos diarios de calorías no toma en cuenta tu somatotipo.

No determina tu capacidad física

Los mesomorfos no son los únicos individuos aptos para el ejercicio. Hay endomorfos con mucho peso corporal y una resistencia impresionante. También muchos ectomorfos pueden parecer poco atléticos, pero tienen fuerza y son ágiles. Tu capacidad física depende de tu entrenamiento y tu habilidad para coordinar tus músculos, no de la forma de tu cuerpo.

Por ser de un determinado somatotipo no significa que seas más fuerte, más ágil, o más flexible que otro (5).

La forma de tu cuerpo puede ser útil para iniciar tu entrenamiento, pero con el tiempo el que decidirá el tipo de cuerpo que deseas serás tú.

En conclusión, tómate el entrenamiento en serio. Seas ectomorfo, mesomorfo o endomorfo, los somatotipos son sólo un punto de partida. Conoce cada día mas tu cuerpo y dale lo que necesita para llegar lejos y lograr todas tus metas.

Referencias:

Leake, C. N., & Carter, J. E. L. (1991). Comparison of body composition and somatotype of trained female triathletes. Journal of Sports Sciences9(2), 125-135.

Amigó, A. I., Faciabén, A. B., Evrard, M. M., Ballarini, P. A. G., & Marginet, M. C. (2009). Height, weight, somatotype and body composition in elite Spanish gymnasts from childhood to adulthood. Apunts: Medicina de l’esport44(161), 18-28.

Hunt Jr, E. E., & Barton, W. H. (1959). The inconstancy of physique in adolescent boys and other limitations of somatotyping. American journal of physical anthropology17, 27-35.

Pereira, S., Katzmarzyk, P. T., Gomes, T. N., Souza, M., Chaves, R. N., Santos, F. K. D., … & Maia, J. A. (2017). Multilevel modelling of somatotype components: the Portuguese sibling study on growth, fitness, lifestyle and health. Annals of human biology44(4), 316-324.

Milić, M., Grgantov, Z., Chamari, K., Ardigò, L. P., Bianco, A., & Padulo, J. (2017). Anthropometric and physical characteristics allow differentiation of young female volleyball players according to playing position and level of expertise. Biology of sport34(1), 19.

0 comments on “Mitos y verdades sobre los somatotipos. ¿Puede un ectomorfo CAMBIAR su tipo de cuerpo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: